Alma de México

El color de México.

Descubre la interminable gama de tonalidades que componen el alma de México, un caleidoscopio viviente y lleno de color. Visitar México es vivir sus colores, desde su bandera, hasta sus mercados, desde el azul turquesa de sus mares, hasta el rosa mexicano en sus rebozos, en sus paredes. No hay límite, esa es su esencia, esas son sus calles, sus barrios, sus murales. México es color, color que da vida a las obras de los más famosos muralistas y pintores del país.

El sabor de México.

Para vivir México, hay que permitirle llegar al paladar, disfrutar la experiencia de los cientos de sabores que componen su gastronomía, que ha sido declarada por la UNESCO como “Patrimonio de la Humanidad”. Desde el mole poblano, el chile en nogada, los tamales, los chilaquiles, tortillas hasta los tacos, la gastronomía nos refleja la diversidad de su gente, de sus regiones, y las mezclas que componen sus sabores solo nos pueden decir: ¡Qué rico sabe México!

La cultura de México.

La riqueza de México se puede medir en distintos rubros: su fauna, su flora, la diversidad de ecosistemas dentro de su territorio, sus minas, su plata, pero ninguna se puede comparar con su riqueza cultural. México es historia. Es un país que no se acaba de descubrir. Sus raíces prehispánicas -raíces que hasta la fecha laten en sus calles, en su color, en su música- y su inminente mezcla con la cultura Europea, conforman todas las letras de su esencia. La voz de México es distinta porque no es solo una. La conforman sus monumentos, sus montañas, sus volcanes, sus pirámides, sus haciendas, su independencia, su revolución y su presente.

La diversión de México.

Conocer México es reír durante todo el trayecto. Es disfrutar cada uno de los momentos que se viven en su territorio, porque para adentrarse en México, hay que entrar en sus cenotes y nadar en sus aguas cristalinas; hay que ascender sus montañas, recorrer sus valles, adentrarse en sus selvas y descubrir una naturaleza exuberante y sorprendente; hay que recorrer sus playas a caballo y nadar en sus mares avistando tortugas, arrecifes y tal vez algún tiburón ballena. Divertirse en México es entrar a los animados bares del centro de la capital; es degustar un buen mezcal; es asistir al teatro Degollado en Guadalajara, deslumbrarse ante el Ballet folclórico en el recinto de Bellas Artes o participar en una función de lucha libre. La diversión en México no conoce fronteras.

La biodiversidad de México.

México es selva húmeda, es bosque templado, es desierto, es bosque nublado, es manglar. México es un jaguar, es un quetzal. México es Pacífico, Golfo, Caribe y Mar de Cortés. La biodiversidad mexicana es una de las características principales del país. Interminables ríos forman las venas que recorren la geografía del país. Hectáreas de bosques fungen como pulmones de su territorio, y resuenan sus volcanes en lo más profundo de sus adentros. México es el bosque de Chapultepec, el Árbol del Tule, el desierto de Baja California y Sonora y los cenotes en la península de Yucatán. México es todo lo que necesitas ver, oler y sentir. México es una experiencia única en cada paso dentro de su territorio.